Feminismo andaluz

La manada

El propósito de este artículo fue estudiar, desde una perspectiva feminista, la diversidad y homogeneidad en las trayectorias profesionales de las mujeres médicas de atención primaria de Andalucía, España, a principios del siglo XXI, analizando los significados que dan a sus carreras y la influencia de factores personales, familiares y profesionales. Se realizó un estudio cualitativo con seis grupos de discusión. Participaron en el estudio 32 mujeres médicas de atención primaria que trabajan en centros de salud urbanos del sistema sanitario público de Andalucía. El análisis del discurso reveló que la mayoría de las médicas no planificaban sus metas profesionales y, cuando lo hacían, éstas se entrelazaban con las necesidades familiares. En consecuencia, sus trayectorias profesionales eran discontinuas. Por el contrario, las trayectorias profesionales orientadas al desarrollo profesional y la planificación consciente de objetivos eran más comunes entre las médicas que actuaban como directoras de centros de salud.

El caso marta del castillo

Se discute la neutralidad de este artículo. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, no elimine este mensaje hasta que se cumplan las condiciones para hacerlo. (Noviembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla) Manifestación del 8 de marzo de 2019 en Madrid, España. El cartel dice: «Gritamos por los que no tienen voz».

Entre las principales influencias de esta ola se encuentran Andrea Dworkin, la feminista chilena Andrea Franulic y obras como Cómo ser mujer de Caitlin Moran, Habitación propia de Virginia Woolf, El segundo sexo de Simone de Beauvoir, Todos deberíamos ser feministas de Chimamanda Ngozi Adichie y El diario violeta de Carlota de Gemma Lienas.

El feminismo español de la cuarta ola surgió como respuesta al conservadurismo de los años ochenta y a un problema más amplio de las feministas de América Latina y Europa, que no lograron sus objetivos, ya que el feminismo quedó entonces en gran medida bajo el control del Estado. Estas fuerzas convergieron en la década de 1990, cuando el feminismo de labios, el feminismo consumista y la teoría queer americana fueron rechazados y las mujeres comenzaron a hacer demandas en torno a la violencia de género y sexista en respuesta a eventos como el asesinato de Ana Orantes en Granada el 17 de diciembre de 1997. Esto dio lugar a debates en los medios de comunicación sobre la representación de las mujeres y la violencia contra ellas. Los chistes sobre mujeres golpeadas por novios y maridos dejaron de ser aceptables en la televisión. Esta violencia contra las mujeres, unida a las activistas que utilizaban Internet para movilizar a las mujeres a actuar, hizo que la cuarta ola avanzara en España. 2018 sería el año en el que el feminismo de la cuarta ola comenzó su apogeo en España como resultado de diferentes factores, con mujeres movilizadas a gran escala para salir a la calle. En 2019, los temas importantes para las mujeres de la cuarta ola estarían en el centro de muchas conversaciones políticas y de las elecciones generales españolas de 2019.

Olas de feminismo

En 2004, España fue testigo de algunas de las primeras manifestaciones masivas en Europa contra la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, que se aprobó poco después. La Iglesia católica participó activamente en la organización de las marchas y fue noticia cuando algunos de sus altos miembros aparecieron detrás de pancartas exigiendo que el matrimonio se reservara exclusivamente a las parejas heterosexuales. Con ello, la Iglesia demostró tanto su enorme poder de movilización de los sectores conservadores de la sociedad como su importante posición como actor político clave en el país. Sin embargo, según Cornejo y Pichardo Galán, para la mayoría de los españoles el catolicismo es «un asunto que preocupa poco en la vida cotidiana, en los valores o en la política… y los creyentes privilegian los derechos de sus amigos o familiares no heterosexuales sobre los mandatos de la jerarquía católica» (1).

Desde las movilizaciones de la Iglesia Católica contra diversas políticas progresistas introducidas por el ex presidente Zapatero en la década de 2000, la institución ha adoptado un papel menos prominente en su oposición a los derechos de las mujeres y del colectivo LGBTQ+. Sin embargo, algunos sectores de la Iglesia participan en iniciativas como las terapias de conversión «ilegales y clandestinas» para «curar» la homosexualidad, organizadas por el obispado de Alcalá (2).

El feminismo moderno

En 2004, España fue testigo de algunas de las primeras manifestaciones masivas en Europa contra la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, que se aprobó poco después. La Iglesia católica participó activamente en la organización de las marchas y fue noticia cuando algunos de sus miembros de alto rango aparecieron detrás de pancartas exigiendo que el matrimonio se reservara exclusivamente a las parejas heterosexuales. Con ello, la Iglesia demostró tanto su enorme poder de movilización de los sectores conservadores de la sociedad como su importante posición como actor político clave en el país. Sin embargo, según Cornejo y Pichardo Galán, para la mayoría de los españoles el catolicismo es «un asunto que preocupa poco en la vida cotidiana, en los valores o en la política… y los creyentes privilegian los derechos de sus amigos o familiares no heterosexuales sobre los mandatos de la jerarquía católica» (1).

Desde las movilizaciones de la Iglesia Católica contra diversas políticas progresistas introducidas por el ex presidente Zapatero en la década de 2000, la institución ha adoptado un papel menos prominente en su oposición a los derechos de las mujeres y del colectivo LGBTQ+. Sin embargo, algunos sectores de la Iglesia participan en iniciativas como las terapias de conversión «ilegales y clandestinas» para «curar» la homosexualidad, organizadas por el obispado de Alcalá (2).

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad