Ni machismo ni feminismo igualdad

Historia de la igualdad de género

Según las cifras, Cuba parece haber dado grandes pasos hacia la igualdad de género. Ocupa el tercer lugar en el mundo en cuanto a representación femenina en el principal órgano de gobierno del país, con un Congreso que cuenta con un 49% de mujeres. Por ejemplo, Estados Unidos ocupa el puesto setenta y seis en esa misma lista, y nuestro Congreso sólo tiene un 20% de mujeres. El número de mujeres con estudios es impresionante (en gran parte gracias al compromiso de la revolución con la educación gratuita y universal) y están bien representadas en campos importantes como profesoras, doctoras, economistas, etc. Obviamente, sin embargo, las estadísticas oficiales no cuentan toda la historia.

Feminismo frente a igualdad de género

El género es una cuestión cardinal en las elecciones de este año. Por un lado está la primera mujer que ha ganado la nominación presidencial de un partido importante, y por otro un misógino furibundo que ha celebrado su aparente depredación sexual en una cinta.

Christina Hoff Sommers es escritora, ex profesora y ahora académica residente en el American Enterprise Institute. Autora de Who Stole Feminism (Quién robó el feminismo) y The War Against Boys (La guerra contra los chicos), ha criticado abiertamente lo que ella llama «feminismo victimista» o «feminismo de género».

Tal vez la mejor manera de empezar sea entender a qué tipo de feminismo se opone. Usted parece oponerse no al feminismo como tal, sino a lo que ha llamado «feminismo de campus» o «feminismo de víctimas». ¿Puede explicarlo?

Tomé prestado el nombre de aquellas delicadas damas victorianas que se retiraban a una elegante tumbona cuando se veían superadas por la emoción. Considera a las mujeres como flores frágiles que requieren espacios seguros, avisos de activación y una protección especial contra las microinvalidaciones.

El año pasado me encontré con estas camillas hipersensibles en el Oberlin College y en la Universidad de Georgetown. Visité ambos campus para dar charlas sobre la necesidad de reformar el feminismo y corregir las exageradas estadísticas de víctimas. En el pasado, los estudiantes activistas que no estaban de acuerdo conmigo acudían a mis conferencias para discutir y debatir.

Significado de machismo

El feminismo es una teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos,[1] aunque muchos movimientos e ideologías feministas difieren en cuanto a qué reivindicaciones y estrategias son exactamente vitales y justificables para lograr la igualdad.

Sin embargo, la igualdad, aunque apoyada por la mayoría de las feministas, no se considera universalmente como el resultado requerido del movimiento feminista, ni siquiera por las feministas. Algunas consideran feminista aumentar los derechos de las mujeres desde un origen inferior al del hombre sin obtener la plena igualdad[2][3][4] Su premisa es que alguna ganancia de poder es mejor que nada. En el otro extremo del continuo, una minoría de feministas ha defendido que las mujeres deben crear al menos una sociedad y unas instituciones dirigidas por mujeres[5][6][7].

La libertad es lo que buscan las feministas que creen que la igualdad es indeseable o irrelevante, aunque algunas equiparan la obtención de una cantidad de libertad igual a la de los hombres con la búsqueda de la igualdad, uniéndose así a quienes reclaman la igualdad como elemento central del feminismo[8][9].

La verdadera igualdad de género

Este contenido fue escrito originalmente para un programa de grado o de máster. Se publica como parte de nuestra misión de mostrar los mejores trabajos escritos por estudiantes durante sus estudios. Este trabajo puede utilizarse como lectura de fondo e investigación, pero no debe citarse como fuente experta ni utilizarse en lugar de artículos/libros académicos.

El discurso público e internacional sobre el debate de la igualdad de género se centra en la opresión de la mujer, como debe ser. Sin embargo, también es necesario abordar la influencia que tienen los estereotipos masculinos tradicionales en la perpetuación de la desigualdad de género, a escala transnacional. Este ensayo se pregunta cómo afectan los estereotipos masculinos a la forma en que los hombres se comprometen con la igualdad de género. Alentando a los hombres a analizar sus perfiles de género socialmente construidos, es posible educarlos sobre cómo sus roles sociales pueden afectar a la igualdad de género. Para ello se analizará el arraigo de los estereotipos masculinos tradicionales en la sociedad y su consiguiente impacto en las mujeres. En primer lugar, el ensayo establecerá que los estereotipos masculinos operan dentro de una estructura más amplia del paradigma de género. A continuación, definirá la igualdad de género y sus diversas interpretaciones. Esto llevará al ensayo a discutir la trayectoria del progreso hacia la igualdad de género y por qué los hombres deben ser considerados como actores fundamentales. Ciertas masculinidades preservan y promueven las desigualdades experimentadas entre hombres y mujeres y, para lograr la igualdad de género, deben ser desmanteladas.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad