Rae feminismo 2001

Proyección y pornografía

Rae Helen Langton, FBA (nacida el 14 de febrero de 1961) es una profesora de filosofía australiana-británica. En la actualidad es profesora de Filosofía Knightbridge en la Universidad de Cambridge. Ha publicado ampliamente sobre la filosofía de Immanuel Kant, la filosofía moral, la filosofía política, la metafísica y la filosofía feminista. También es conocida por su trabajo sobre la pornografía y la objetivación.

Langton nació en 1961 en Ludhiana, India, hijo de David Langton y su esposa Valda. Carpintero y enfermera, respectivamente, eran entonces misioneros laicos. Estudió en la escuela de Hebrón, Coonoor y Ootacamund (India). En 1980 se trasladó a Australia y asistió a la Universidad de Nueva Inglaterra en Armidale, Nueva Gales del Sur. En 1981 se matriculó en la Universidad de Sídney, donde se especializó en filosofía[1] y se interesó por Kant. Su tesis doctoral sostenía que el realismo científico de Kant no encajaba con su idealismo[2]. En 1986, Langton se trasladó a Estados Unidos y comenzó sus estudios de posgrado en el departamento de filosofía de la Universidad de Princeton[1]. Mientras estudiaba filosofía social en Princeton, se interesó por los debates filosóficos sobre la libertad de expresión y la pornografía[2].

¿Son las mujeres más solipsistas que los hombres?

Wonder Woman (1975 – 1979), Xena: Warrior Princess (1995 – 2001) y Wonder Woman (2017) son películas que presentan a una heroína de acción junto a personajes amazónicos basados en las amazonas de la mitología griega. Este artículo analiza el episodio piloto de Wonder Woman de 1975, el episodio de Xena: Warrior Princess «Hooves and Harlots» (1995) y Wonder Woman (2017) a la luz del feminismo contemporáneo, para entender hasta qué punto se puede considerar que estos textos de los medios de comunicación populares promueven el feminismo a través de sus representaciones de sociedades amazónicas exclusivamente femeninas, y sus protagonistas femeninas amazónicas. Mi análisis se apoya en las respuestas de los espectadores obtenidas en las proyecciones y en los cuestionarios en línea.

Gietzen y Gindhart (2015). – Andreas Gietzen y Marion Gindhart «Project(ion) Wonder Woman: Metamorphoses of a Superheroine’ en Filippo Carla e Irene Beri (eds.), Ancient Magic and the Supernatural in the Modern Visual and Performing Arts (Londres y Nueva York: Bloomsbury 2015) 134-150.

Gillis, Howie y Munford, eds. (2007). – Stacy Gillis, Gillian Howie y Rebecca Munford, Third Wave Feminism: A Critical Exploration (Segunda edición ampliada) (Basingstoke Palgrave Macmillan 2007).

Negación de la autonomía

«Bajo el paraguas del término ‘Ciberfeminismo’, OBN contribuye al discurso crítico sobre los nuevos medios de comunicación, especialmente en los aspectos específicos de género. La OBN se dedica a la apropiación, creación y difusión de Ciberfeminismos (en plural). La OBN crea espacios reales y virtuales donde las Ciberfeministas pueden investigar, experimentar, comunicar y actuar. Las plataformas de la OBN pretenden proporcionar una presencia contextualizada para los diversos e interdisciplinarios enfoques del Ciberfeminismo». (Fuente)

La OBN organizó la Primera Internacional Ciberfeminista en septiembre de 1997 como parte del Espacio de Trabajo Híbrido en la documenta X de Kassel, a la que siguieron otras dos grandes conferencias en Rotterdam, 1999, y Hamburgo, 2001. El Instituto de Arte Contemporáneo de Londres conmemoró el vigésimo aniversario de la Primera Internacional Ciberfeminista con un evento de cinco días de duración denominado Internacional Post-Ciberfeminista.

Rae feminismo 2001 en línea

[1] En una entusiasta crítica de la serie de culto Alias (2001-2006), Charles Taylor hizo una inusual comparación entre la heroína de la serie, la espía Sydney Bristow (interpretada por Jennifer Garner), y la protagonista de The Mary Tyler Moore Show.    La sincera y fresca Sydney «sugiere lo que Mary Richards podría haber sido como espía», reflexionó Taylor.    «Al fin y al cabo, puede que los rompa» (3).    Mary Richards, como nos recuerda Bonnie Dow, «veía su trabajo como una carrera y no como una parada en el camino hacia el matrimonio», y así se convirtió en una representación pionera de la mujer profesional en la pequeña pantalla (34).      Más de tres décadas después, los carteles promocionales de Alias mostraban diferentes iteraciones de una Sydney con peluca frente al jactancioso eslogan «Puedo ser quien quiera ser».    A principios del siglo XXI, se daba a entender que las mujeres como Sydney estaban a la altura de Mary, en la frontera de las infinitas opciones de vida disponibles[3].

[3] Alias se estrenó en la ABC poco después del 11 de septiembre de 2001.    La serie es una mezcla de géneros: melodrama, thriller, realismo mágico, telenovela y comedia.    Su creador, J. J. Abrams, declaró que «quería crear algo que fuera una amalgama de todo lo que me gusta, algo que tuviera acción y efectos especiales y que fuera divertido, deprimente y emotivo» (Cotta Vaz 17).    Su valiente heroína, Sydney Bristow, era una estudiante de posgrado inglesa de día y una agente encubierta estadounidense trotamundos de noche.      Poseedor de una estética llamativa, el programa utilizó con desenfreno la música estridente, los frecuentes cambios de vestuario y los lugares exóticos en sus primeros años.    Alias fue una de las series que retrató con simpatía a los servicios de inteligencia estadounidenses tras la caída de las Torres Gemelas, pero evitó en gran medida las referencias al 11-S o a la política de Oriente Medio, manteniendo los argumentos tradicionales de la Guerra Fría (véase también Kantor).

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad